Jugando a la Escondida

El sapo Blas está enojado porque nunca puede ganar en la escondida. La ranita Juana habla tanto que los descubren muy rápido. Entonces los Owokos lo ayudan para disfrazarse mejor que todos para que no lo encuentren.